24 oct. 2010

El Morir De Los Ricos Y Los Pobres...

El Morir De Los Ricos Y Los Pobres…

Contemplando,
Callando,
Sin sufrir,
Sin mirar,
El dolor,
Es mejor.

Acabado,
El pasado,
Nos espera,
De tal manera,
El morir,
De los ricos,
Y los pobres,
Es la realidad.

Sin esperar,
Llegamos,
Vivimos,
Descansamos,
Sufrimos,
Y morimos.

Corremos,
La perdemos,
Sucede,
Desfallece,
La vida,
Tan crecida,
Se evapora,
En un instante.

19 oct. 2010

El Sueño

El Sueño

Yo soñé que soñaba,
Dentro de un sueño,
Otro sueño,
Y en ese sueño, estabas tú.

¿ Por qué no se distinguir,
Lo que es sueño de lo que no?
¿Por qué te veo a veces sí,
Y porque a veces no?

¿ Porque cada mañana
Cuando me despierto,
Abro los ojos,
Y  desapareces?

¿ Porque cada noche
Cuando me acuesto,
Pienso que esta noche,
No volverás ?

¿ Porque tu mirada y tu sonrisa,
Hacen que cada despertar
Parezca que no ha sido un sueño,
Sino mera realidad?

No sé si existes en realidad,
Pues no consigo contigo hablar, ya que
Solo te encuentro en mis sueños
Y en mis amargos despertar.

Estoy empezando a pensar,
Que la vida es un sueño más,
Pues cada día que amanece,
Despierto y tú, ya no estás.

Cada hora que pasa,
Me cuesta más comprender,
Que yo de este sueño,
No me quiero desprender.

Pasan los días y los meses,
Y la vida se me complica más,
Pues yo solo pido una cosa,
¡De este sueño, no despertar!

Soledad

Soledad

Aquella noche de abril,
Cuando las olas chocaban contra la arena,
Bajo la luz de la luna llena,
Vi  acercarse un viejo bergantín.

Cuando me acerque a la playa,
Yo pude comprobar,
Que aquello no traía nada,
Pues solo soledad.

Ay, soledad,
Triste y sola, soledad
Si tú y yo fuéramos amigos,
Ya no existirías, soledad.

Mientras caminaba pensé,
En ver la luz del sol nacer,
Por eso en la playa me quede,
Hasta que llego el amanecer.

Cuando desperté,
Todo seguía igual,
Mas solo había una diferencia,
¡Ya no estaba soledad!

Vi al viejo bergantín,
Que a soledad se llevaba,
No sé a qué lugar iría,
Sólo se, que me dejaba.

No estoy acostumbrado,
A estar sin soledad,
Pues sin ella me siento raro,
¡Donde estás soledad!

La Tristeza Del Puerto

LA TRISTEZA EN EL PUERTO

Donde las olas chocaban contra los muros,
Donde las gaviotas volaban sobre el pescado,
Donde los cabos eran utilizados,
Donde el hermoso faro estaba  alumbrado.

Hoy el puerto esta vacio,
Hoy ya no quedan barcos,
Hoy ya no queda nada,
Ya solo queda el silencio,
Que no sirve de nada.

Las olas chocan contra,
Los grandes muros del puerto,
Que solitarios en la nada,
Sollozan cuando sopla el viento.

Las gaviotas revolotean,
Sobre los restos de pescado,
Que yacen sobre los muros,
Del antiguo puerto abandonado.

Sobre las tablas de madera,
Se encuentran los cabos,
Que tristes y melancólicos,
Esperan a ser usados.

Allí, al fondo abandonado,
Se encuentra el antiguo faro,
Que tan sucio y tan alto,
Espera a ser utilizado.

Ya no queda nada,
Así era el antiguo amado,
Nuestro querido puerto,
Tan triste y desamparado.