22 mar. 2012

Flechas.

Flechas


Jugando con lo más efímero que un niño,
solitario y perdido en la nada, cambiaría
por el más mínimo tesoro.
¡Dolor de fantasía!


Agua sin serlo traspasa lo más oscuro
que los, nunca olvidados sueños
pudieron recordar aquella triste pero no perdida vida, lo que es.
¡Dolor de fantasía!


Cálido cántico el de una voz tenue,
y tupida,
con melodía desprendida de graves y agudos estrepitosos, que ¡oh de mí!
¡Dolor de fantasía!


Luz al final del túnel lejano deslumbrado
y, disgregado en dos rayos cargados
de energía, que como flechas me atraviesan.
¡Dolor de fantasía!